Translate

domingo, 2 de marzo de 2014

La importancia de las semillas de lino


   Las semillas o granas de lino, también llamadas linaza, son un alimento subestimado habitualmente en la dieta diaria, siendo una fuente extraordinaria de lignanos, fibra y grasas omega-3.
   Lignanos.
 Son unas sustancias vegetales con gran poder anticancerígeno y fitoestrogénico, según algunos autores. En las semillas de lino su contenido de ellos es cien veces superior al de otros alimentos (cereales como el centeno, frutas como ciertas bayas, y diversas semillas como la calabaza, sésamo o brécol).
   Las bacterias intestinales los descomponen en dos sustancias químicas: el enterodiol y la enterolactona. Estas dos sustancias circulan por el hígado y después se excretan a través de la orina.
   Muchos estudios coinciden en que los lignanos del lino van bien para la prevención y el tratamiento del cancer de mama y el de colon debido a su capacidad reguladora de la producción, disponibilidad y acción hormonal que produce el cuerpo.
   También se ha comprobado su eficacia como fitoestrógeno, similar al de las isoflavonas de soja, regulando el nivel de estradiol tanto comsumido en aceite como en grano molido, siendo así una excelente opción para mujeres que no pueden o no desean consumir soja.
   Además tienen propiedades antivíricas, antibacterianas y antioxidantes, lo que significa que previenen daños asociados al envejecimiento y enfermedades relacionadas.
   Por si fuera poco, se ha descubierto que reducen el colesterol LDL ("malo") y aumentan el HDL ("bueno"), protegiendo el sistema cardiovascularal reducir la incidencia de aterosclerosis.
   Fibra.
   Las semillas de lino son ricas tanto en fibra soluble como insoluble, evitando el estreñimiento sin irritar el intestino. Combinadas con la ingesta de abundante líquido, forman un mucílago que puede disminuir los niveles de colesterol total y de triglicéridos en sangre y también reducir de modo considerable el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.
   El contenido de fibra dietética en 45 g. de semillas de lino (1/4 de taza) es de 11,7 g., casi cuatro veces más que la contenida en media taza de avena.
   El aceite de lino proporciona omega-3 y lignanos pero no fibra, y tiene la desventaja de enranciarse a temperatura ambiente.
   Ácidos grasos Omega-3.
   Son esenciales para la salud de todas las células del cuerpo. Su insuficiencia, muy habitual, puede ser causa de cansancio, piel reseca, uñas quebradizas, cabello escaso y frágil, estreñimiento, mal funcionamiento del sistema inmunitario, dolores articulares, depresión, artritis y desequilibrios hormonales.
   También se encuentran en los pescados grasos o azules, vísceras, yema de huevo y algunas algas.
   Las semillas de lino no contienen todos los ácidos omega-3, estando carentes de ácido docosahexenoico, iindispensable para el tejido cerebral. Si no se consume pescado azul con regularidad, es posible que haya que administrar este ácido de forma suplementaria.
   Cómo tomar semillas de lino.
   Algunos autores consideran que la ración diaria debería ser unos 45 g. 
   En La Yelda tenemos dos productos que las contienen: 
  • nuestro pan de granas (3% de linaza), que es uno de los favoritos, acompañado de otras semillas
  • la torta de muesli (10 % de linaza), con gran cantidad de frutos secos y semillas.
    
   
    

3 comentarios:

Núria dijo...

Muy interesante....ayyyy lo que daría para probar vuestros panes ;)).besos

Unknown dijo...

Que buena pinta tienen esos panes!!
¿Cómo y donde se pueden comprar?

Pan... pan!! dijo...

Nuestros panes solo llegan a donde llegan nuestras manos ;-): l*s amig*s de Cantabria :-(